fbpx

Blog

Clínica Vega - piel hidratada todo el año

10 consejos para tener la piel hidratada siempre

  |   Medicina de la piel

No hay mejor tratamiento para la hidratación de la piel que la prevención, para tener la piel hidratada cada día debemos llevar a cabo varias tareas. A diario, nuestra piel se enfrenta al estrés climático, aire, humedad, calor, frío, sol, etc. que la agreden y deshidratan, dándole un aspecto ajado. Para evitarlo, debemos convertir el cuidado e hidratación de nuestra piel en un hábito, incorporándolo a la rutina higiénica. Para ello te proponemos diez sencillos consejos con truco:

Tras la higiene diaria matutina, ilumina tu piel con serums vitamínicos o ampollas de proteoglicanos. Después aplica una crema hidratante específica para tu tipo de piel. Si la aplicas sobre la piel húmeda, su efecto se prolongará más en el tiempo.

Tras la hidratación matinal, usa siempre la protección solar adecuada a tu tipo de piel, incluso en invierno, ya que aunque de menor intensidad los rayos UV también están presentes en el invierno.

Por la noche limpia bien tu piel, no solo de maquillaje, sino también de los restos de polución e impurezas ambientales. Una vez a la semana haz esta limpieza más profunda aplicándote una gel exfoliante con masaje manual o guante de crin.

Una vez a la semana, aplícate una mascarilla revitalizante, calmante o nutritiva, según la necesidad de tu piel.

Es muy recomendable realizar un peeling médico, un foto-rejuvenecimiento no ablativo, o una mesoterapia con la frecuencia que el médico-estético determine según tu edad, estado y calidad de piel.

Una alimentación correcta, rica en proteínas, aminoácidos y vitaminas, es fundamental para mantener la calidad y un buen aspecto de la piel, además de prevenir en lo posible la temida flacidez.

El tabaco afecta de forma muy importante el aspecto de la piel, debido a la gran oxidación, junto a la disminución del aporte de sangre que produce en la piel, esta presenta un aspecto cetrino, apagado, con el poro dilatado, es decir el aspecto típico de la “piel de fumador”. La mejor recomendación dejar o disminuir el tabaco (al mes la piel ya presenta una gran mejora) y si no se consigue, deben utilizarse cosméticos y tratamientos médico-estéticos específicos como la mesoterapia facial.

Los cambios bruscos de temperatura, afectan de forma muy directa al grado de hidratación cutánea, por eso no debes poner la calefacción a más de 20-21 grados y evitar las duchas con agua muy caliente, mejor con agua tibia para no dañar las capas protectoras de la piel.

De forma esporádica pero regular, unas dos veces al año, mejora mucho el aspecto y la salud de la piel la toma oral de antioxidantes (vitaminas, minerales), y aminoácidos, que nos ayudan a combatir las agresiones ambientales para minimizar sus efectos.

El uso regular de aguas termales, o de Deuterio, que son potentes regeneradores, complementan e hidratan los otros cuidados descritos.