fbpx

Día Europeo para la prevención del cáncer de piel (13 de junio)

  |   Medicina de la piel

Si bien la incidencia de cáncer de piel esta en continuo aumento, siendo el  tumor más frecuente en el mundo,  su mortalidad está bajando gracias al diagnóstico y tratamiento precoz. Desde Clínica Vega nos adherimos a este día, informando a la población de cómo prevenir el cáncer de piel.

Este aumento está relacionado, sobre todo en Europa, con el deseo de estar moreno, lo que conlleva un aumento de la exposición solar, sobre todo en nuestra área mediterránea, de gran incidencia de radiación ultravioleta, una larga época del año y con temperaturas tolerables bajo el sol. El sol es una radiación que se acumula en nuestra piel, es decir todas las exposiciones desde que nacimos suman. Y el efecto sumatorio de esta radiación incide sobre el ADN (núcleo)  de las células de la piel, que aunque el organismo tiene mecanismos bio-reguladores que detectan y destruyen las células alteradas, si el proceso se satura estas células no son detectadas o no se eliminan aparece el cáncer de  piel, que puede ser de tres tipos:

    • El carcinoma basocelular, el más frecuente (50-70% de todos), aparece por encima de los 40-50 años y suele ser de crecimiento lento y buen pronostico
    • El carcinoma espinocelular, el segundo en frecuencia con un 20 %, que también puede aparecer en las mucosas, es muy frecuente en hombres de más de 60 años en zonas muy expuestas,  detectado a tiempo el pronóstico es bueno pero en ocasiones si no es detectado puede afectar a zonas profundas, ya que puede tener un crecimiento rápido.  
    • El melanoma, que aun siendo el más infrecuente, solo un 5 %, provoca el 80 % de las muertes.  A diferencia de los otros suele aparecer en personas jóvenes, bien como un lunar nuevo o sobre otro ya existente que de pronto cambia, por tanto hay que vigilar todas las lesiones nuevas o cambiantes de la piel, ya que una detección precoz es fundamental para un buen pronóstico, ante cualquier sospecha debe acudir a su médico.  Aunque cualquier persona puede presentarlo hay unas características físicas que hacen que algunas personas sean más propensas y por tanto que deban extremas las precauciones frente al sol:

 

  • Personas rubias o pelirojas, de piel muy clara
  • Pieles que se queman frente a una exposición solar moderada
  • Si han sido tratados con quimioterapia, radioterapia o inmunosupresores
  • Si padecen enfermedades autoinmunes o degenerativas

 

Desde Clínica Vega, nos adherimos a la campaña  europea, recomendándote

10 MEDIDAS PARA REDUCIR LA EXPOSICIÓN SOLAR

 

  • Evita el sol entre las 12 y las 16 horas, incluso aunque este nublado
  • Si se practican deportes al aire libre o  se ha de permanecer en la calle a estas horas usar ropa adecuada (blanca y ancha) o permanecer en la sombra todo lo posible
  • Antes de los 35 años deben evitarse las cabinas de rayos UVA  así como extremar la protección frente al sol
  • Utiliza sombreros de ala ancha y gafas homologadas

 

    • Consultar el índice ultravioleta. A partir del UVI3 es riesgo muy alto
    • Usar cremas de fotoprotección homologadas frente a los UVA y UVB, e incluso con filtros físicos. En nuestra latitud de al  menos un FPS de 30, y en personas sensibles como mínimo de 50+
    • La fotoprotección debe aplicarse al menos 30 minutos antes de la exposición solar (incluso en invierno)  y renovarse su aplicación cada 2-3 horas en función del ejercicio o los baños
    • Cuidado con dormirse al sol en los días nublados

 

  • Los bebes no deben exponerse directamente al sol
  • No utilizar cremas fotoprotectoras en menores de 6 meses