fbpx

Reducción de estómago

 

 

¿Qué es la reducción de estómago?

Es la cirugía restrictiva que mediante la reducción del tamaño del estómago permite adelgazar en pacientes con obesidad mórbida, y mejorar su calidad de vida. También se conoce como manga gástrica o sleeve gastrectomy
Esta técnica se aplica cada vez a más pacientes con escasas restricciones por edad, peso o enfermedades asociadas.

 

¿Cómo actúa la reducción de estómago?

Convierte el estómago, una estructura con forma de bolsa, en un tubo estrecho que modifica de forma radical la alimentación. Todas las operaciones restrictivas disminuyen el apetito, la cantidad de alimentos ingeridos y aumentan la sensación de saciedad. Se consideran reducciones de estómago, aunque en la actualidad se sabe que provocan una notable alteración neuroendocrina (acción de la grelina).

 

¿Para qué está indicado la reducción de estómago?

  • Obesidad mórbida crónica, más de 5 años de evolución, con intentos infructuosos de dieta.
  • Ausencia de contraindicaciones absolutas para una intervención quirúrgica.
  • Índice de Masa Corporal igual o superior a 40.
  • Índice de Masa Corporal entre 35 y 40 asociado a enfermedades reversibles con la pérdida de peso.

 

¿Cuándo no debe hacerse la reducción de estómago?

  • Si el cirujano no tiene experiencia en este tipo de intervención y sus complicaciones. Existe una asociación en España, la SECO, que agrupa y avala a los cirujanos de la especialidad.
  • Toxicomanía activa.
  • Trastorno alimentario severo crónico o enfermedad mental que impida la comprensión del procedimiento, funcionamiento y efectos secundarios.
  • Presencia de otras enfermedades responsables de la obesidad que admitan tratamiento.

 

¿Cómo se hace la reducción de estómago? 

La operación se practica bajo anestesia general y generalmente por vía laparoscópica. Los pacientes permanecen ingresados entre dos y tres días, deben alimentarse con líquidos durante dos semanas y reanudan de forma progresiva una alimentación normal.

Debe realizarse en centros hospitalarios homologados que dispongan de la infraestructura adecuada para tratar a pacientes complejos. 

La mayoría de las operaciones se realizan por laparoscopia, una técnica que no solo tiene ventajas estéticas, sino que simplifica y mejora el periodo postoperatorio. No obstante, el cirujano, en base a las características personales del paciente como la edad, el sexo, el Índice de Masa Corporal, las enfermedades asociadas, etc., decidirá, cuál es la opción más adecuada para cada paciente, puesto que el principal objetivo es su seguridad. 

La técnica consiste en reducir la capacidad del estómago convirtiéndolo en un tubo, utilizando como molde una sonda tubular de uno 20mm de diámetro. El estómago sobrante se extirpa y no queda dentro del abdomen, como en la gastroplastia vertical anillada o el bypass gástrico. La operación incluye la extirpación definitiva de alrededor del 80% del estómago incluyendo una porción llamada fundus gástrico. Sin embargo, el estómago restante conserva íntegra su función por lo que, a diferencia de otras operaciones, los pacientes pueden hacer una digestión gástrica normal.

 

¿Qué cuidados requiere la reducción de estómago?

Las operaciones para adelgazar no se dirigen a la causa que produce la obesidad. Para adelgazar, la operación crea una “enfermedad paralela” que obliga al paciente a perder peso.
En este caso, la intervención no altera la absorción de los alimentos, ni provoca déficits de nutrientes, minerales o vitaminas, ni diarreas. Pueden aparecer algunos efectos secundarios, como la acidez o el estreñimiento, que se tratan fácilmente con protección gástrica y laxantes.

En Clinica Vega, creemos que actualmente es la opción más equilibrada para tratar la obesidad mórbida por su alta eficacia y baja incidencia de  efectos secundarios

Aún así , los pacientes que no modifican sensiblemente sus hábitos en cuanto a la alimentación, al ejercicio físico, al consumo de alcohol y tabaco, etc., son los que obtienen los peores resultados.

 

 

 

Fuente: Clínica-Vega ®