fbpx

HÁBITOS NUTRICIONALES A TU MEDIDA

 

 

La carga genética junto con un estilo de vida donde predomina el estrés, el sedentarismo, en muchos casos los cambios de horarios, la vida social, el fácil acceso a comida rápida y otros acaban deteriorando (incluso en edades tempranas) la calidad de vida y la salud, pudiendo desarrollarse múltiples patologías como diabetes, obesidad, hipertensión, aumento del colesterol entre otras.

 

Para poder mejorar la calidad de vida actual y futura de nuestros pacientes, en Clínica Vega diseñamos un programa integral de hábitos.

 

Para su elaboración primero realizamos una historia clínica exhaustiva teniendo en cuenta:  la edad, etapa personal (adolescencia, menopausia), problema a tratar, preferencias gastronómicas, horarios, hábitos sociales, trabajo, ejercicio y perfil psicológico (test persona®) a fin de que el paciente consiga y mantenga en el tiempo el objetivo deseado (pérdida o ganancia de peso, parámetros metabólicos, etc.)

 

En algunos casos puede ser imprescindible realizar analíticas extensas que nos permitan una buena valoración del estado metabólico del paciente, sobre todo teniendo en cuenta algunos nuevos conocimientos científicos relacionados con la nutrición y el tejido adiposo como es el concepto de la lipoinflamación: proceso inflamatorio, que se produce en el tejido adiposo (grasa), como consecuencia del sobrepeso y la obesidad. Cuando las células de grasa aumentan mucho de tamaño debido al exceso de peso, desencadenan una serie de reacciones celulares que conducen a la inflamación del tejido graso. Se trata de una inflamación que no es visible desde fuera, pero que está relacionada con el aumento progresivo de la obesidad y la tendencia a recuperar el peso perdido después de una dieta. Se ha comprobado que la rápida disminución de peso y su mantenimiento conseguida con una alimentación adecuada puede revertir en parte la lipoinflamación.

 

En Clínica Vega llevamos más de 15.000 pacientes tratados y más de 25 años de experiencia en implementado estos programas, actualmente mejorados con los últimos avances como la nutrigenómica centrada en el efecto que alimentos específicos pueden tener para evitar o retrasar la aparición de enfermedades asociadas a la estimulación de determinados genes como obesidad, diabetes mellitus, enfermedades cardiovasculares, enfermedades Inmunológicas, cáncer y demencias.

 

Es también importante tener en cuenta la existencia de intolerancias, alergias o alteraciones de la microbiota intestinal para optimizar y mejorar los resultados.

 

Actualmente la tecnología alimenticia también proporciona los llamados alimentos funcionales (proteinados, hipocolesteremiantes, de bajo índice glucémico, etc.) que ayudan a un buen seguimiento de estos cambios de hábitos y a ayudar a mejorar muchas de estas patologías.

 

 

Fuente: Clínica-Vega ®