Eliminación de Tatuajes

 

El origen de los tatuajes se remonta a la Edad de Piedra (12.000 a. C.), pero ha mantenido su vigencia a través del tiempo y culturas. Los tatuajes han sido utilizados con finalidades muy variadas, desde meros motivos decorativos, hasta como identificadores de pertenencia a determinados grupos, clase social e incluso oficio.

La motivación para hacerse un tatuaje es muy diversa, pero en general suele ser o bien como adorno o para reforzar la identidad personal.

La motivación para desear eliminarlo también puede ser también muy variada, desde  disociarse del pasado y mejorar la actual identidad, por necesidades laborales, o simplemente es para cambiarlo por otro motivo decorativo. Se estima que hasta un 60 % de las personas desean eliminar un tatuaje a los 5 años de habérselo realizado.

Actualmente el método más eficaz y seguro para eliminar tatuajes son los láseres. Y los más idóneos para eliminar tatuajes son los llamados Q-Swtched y Picosegundos, ambos consiguen un borrado con un buen resultado estético. Sin embargo en ocasiones debe recurrirse a otros tipos de laser más agresivos, como los ablativos de CO2 o Erbio, si se busca un resultado muy rápido en una sola sesión, pero el resultado estético no es tan bueno, pues suelen dejar marca o cicatriz.

¿Cómo actúan los láseres de  Q-Switched (QS) y Picosegundos (Ps)?

Debido a que son láseres que emiten a potencias muy altas en tiempos muy breves (nano o pico segundos) al incidir sobre las partículas partículas de tinta del tatuaje las fragmentan convirtiéndolas en micro partículas mucho más pequeñas que `pueden ser fagocitadas (ingeridas) por unas células llamadas macrófagos (son un tipo de glóbulos blancos especializados en limpiar todas las sustancias nocivas de nuestro organismo, virus, bacterias, etc.) que a través del sistema linfático intenta eliminarlas del organismo, aunque muchas veces tanto las micropartículas resultado del láser, como las partículas originales de tinta que los macrófagos hayan logrado fagocitar (por eso se difuminan los tatuajes con el tiempo), pueden quedar retenidas en los ganglios linfáticos de forma permanente, siendo visibles a través de resonancias.

La ventaja de estos láseres es que el resultado estético de la piel es muy bueno.

¿Qué tatuajes se pueden quitar, hay contraindicaciones?

En principio puede eliminarse cualquier tatuaje, pero hay que valorar varios factores, para estimar el número de sesiones:

  • Color del tatuaje: las tintas más oscuras como negras, marrones y rojos son las más sensibles al laser. Las mas difíciles son las más claras como amarillas, verdes, naranjas y azules.
  • La antigüedad del tatuaje:  
  • La zona corporal: si bien todas las zonas corporales son susceptibles de ser tratadas, las zonas con menor drenaje linfático y más distales (dedos, tobillos, muñecas) son más difíciles de eliminar, siendo mucho más fácil en tronco, brazos y muslos.
  • El tipo de tatuaje: en general resultan más fáciles de eliminar  los amateurs y la micropigmentación (superficiales), siendo más difíciles los profesionales (densos y profundos) muy repasados. Los traumáticos depende de la profundidad y la sustancia (asfalto, etc.)
  • La cantidad de tinta total del tatuaje a eliminar: Dado que el organismo dispone de un número limitado de  macrófagos si fragmentamos mucha tinta de una vez saturaremos los macrófagos, ya demás podemos desencadenar una intoxicación por el exceso de fragmentos de tinta no reciclada.
  • El estado de salud del paciente: Hay que realizar una historia clínica exhaustiva a fin de evitar dañar la salud  del paciente. No deben tratarse pacientes inmudeprimidos, con enfermedades autoinmunes descompensadas o de fondo muy alérgico, enfermedades hemorrágicas o que tomen determinados fármacos

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Después de realizar la valoración tanto del paciente como del tatuaje, se procede a elegir el láser más adecuado  y aplicarlo sobre el mismo, aunque puede variar a lo largo del tratamiento según los colores y la respuesta. Suele aplicarse anestesia tópica y en casos de gran sensibilidad anestesia local.

Una vez realizado el tratamiento se recomienda la aplicación de pomadas regenerantes y exfoliantes.

El número de sesiones varía en función de los factores anteriores pero suele ser de 4 a 14. Los intervalos entre sesiones dependen  de la regeneración de la piel, suele oscilar entre 6 y 12 semanas (tiempo necesario para que los macrófagos eliminen la tinta) y es importante respetar estos tiempos ya que el proceso de la eliminación por el organismo es tan importante como la acción directa del láser, por tanto no debe precipitarse.

¿Qué cuidados requiere?

  • Aplicar las cremas hidratantes y regenerantes recomendadas  
  • Evitar el sol y usar fotoprotección

¿Tiene efectos secundarios?

  • Quemaduras
  • Reacciones alérgicas, incluso anafilácticas  a las partículas fragmentadas resultantes (sobre todo a los colores rojos)
  • Alteraciones de la pigmentación (transitorias o permanentes)
  • Alteraciones de la textura del a piel
  • Cicatrices, queloides  

¿Dónde se debe realizar la eliminación de tatuajes?

Si bien los centros donde se realizan los tatuajes deben contar con una autorización específica para realizarlos y el profesional, las tintas y aparatología deben estar debidamente homologados,   por el riesgo entre otros, de infecciones que entraña su realización. La eliminación entraña riesgos médicos más importantes (anafilaxia, quemaduras), por lo que su eliminación debe realizarse en un centro médico autorizado y por un médico experto en laser, capaz de solventar estas incidencias si se producen.  

 

Fuente: Clínica-Vega ®